Saltar al contenido

Ojo de cereza en perros | Todo lo que debes Saber👁️🍒

ojo de cereza perro beagle

Para muchas personas, incluyéndome, consideramos a nuestro perro Beagle como el ser más preciado que tenemos en nuestras vidas. Es por eso por lo que estamos muy pendientes de su salud, pero, al hablar de la salud de nuestro can muy pocas veces mencionamos sus ojos.

El ojo de cereza es una infección ocular que puede contraer nuestros perros Beagles, a pesar de que es una enfermedad común en ellos, también la pueden padecer otros perros.

Si nuestro amigo peludo padece de esta enfermedad no te preocupes, en la mayoría de los casos se pueden curar con tratamientos caseros. Sin embargo, cuando se trata de casos severos lo recomendable es llevarlo al veterinario para proceder a una cirugía que le ayudará a prevenir problemas oculares en el futuro.

 

¿Qué es el ojo de cereza?

Todos los perros tienen un tercer párpado, que también se llama membrana nictitante, así como dos glándulas que producen lágrimas para lubricar sus ojos. La membrana nictitante está ubicada en el párpado inferior, es una especie de escudo secundario para los ojos.

Protege los ojos de los perros del viento, el polvo y otros objetos extraños mientras juegan o trabajan. La membrana nictitante tiene su propia glándula lagrimal. Esta glándula lagrimal produce entre el 35% y el 50% de la humedad total en el ojo de un perro y, por lo tanto, es un componente esencial para la salud ocular general de los perros.

El ojo de cereza se presenta en los perros cuando el tejido conectivo que mantiene la glándula en su lugar se debilita o está dañada. La glándula lagrimal de la membrana nictitante se afloja y sobresale por la parte inferior o esquina del ojo de nuestro perro.

Esta protuberancia roja, bulbosa y carnosa de la glándula de la parte inferior del ojo es el síntoma principal del ojo de cereza en los perros. Si tu perro tiene o ha tenido ojo de cereza, debes estar especialmente atento. Los casos prolongados o recurrentes de ojo de cereza en perros pueden provocar una disminución de la producción de lágrimas y otros problemas oculares.

¿Qué causa el ojo de cereza en los perros?

El ojo de cereza en los perros es un trastorno congénito que se transmite de generación en generación. Más allá de la predisposición genética, aún se desconoce qué causa exactamente el ojo de cereza en los perros.

Sabemos que los ligamentos y los tejidos conectivos que sostienen la glándula lagrimal de la membrana nictitante no logran mantenerla en su lugar, y que el ojo de cereza en los perros es más común en ciertas razas.

 

¿Qué razas son más propensas al ojo de cereza?

Nuestros perros Beagles no son los únicos con el problema de padecer el ojo de cereza, es por eso por lo que los que tengan o vayan a tener un Basset Hounds, Boxers, Bulldogs (inglés y francés), Cavalier, Cocker Spaniels, Lhasa Apsos, Mastines Napolitanos, Pequinés, Terranova, Caniches, San Bernardos, Pugs, Shitzus, Bull Terrier y Sharpies deben tener presente esta enfermedad.

 

Hay que tener en cuenta que el ojo de cereza puede presentarse también en cualquier raza de perro y a cualquier edad.

Beagle, mamífero, macho
Siento una piquiña en mi ojo…

Tratamiento casero para el ojo de cereza

Lo que muchos de nuestros lectores nos habían pedido; un tratamiento casero para el ojo de cereza. Leyendo, investigando y hablando con diversos veterinarios hemos podido conseguir un tratamiento efectivo.

El tratamiento consiste en usar una combinación de paño húmedo con agua tibia (no fresca, no fría, no caliente, tibia) y gotas para los ojos aptas para perros. Una vez le hayamos aplicado esto al paño lo que sigue es tranquilizar a nuestro perro.  Cuando nuestro perro esté suficientemente calmado deberemos masajear suavemente la glándula lagrimal que sobresale hasta que regrese a su lugar.

Sin embargo, no hay garantía de que el ojo de cereza se haya ido para siempre. El ojo de cereza en perros puede reaparecer, y un perro que ha tenido ojo de cereza en un ojo tiene una mayor probabilidad de que le suceda también en el otro.

 

¿Cuándo acudir a un veterinario?

Lo mejor que podemos hacer cuando nuestro perro Beagle padezca del ojo de cereza es visitar al veterinario. Dado que no hay una causa fija, una consulta temprana puede ayudar a garantizar la salud ocular a largo plazo de tu peludo amigo.

Hay tres situaciones quirúrgicas comunes para el ojo de cereza en perros. En el primer caso, el veterinario puede acomodar la glándula lagrimal que sobresale nuevamente en su lugar. En otros casos, el veterinario puede encontrar que el tejido conectivo es demasiado débil para acunar la glándula correctamente. Para situaciones como estas, el cirujano intentará crear un nuevo bolsillo para mantenerlo en su lugar de forma permanente.

En la tercera situación, se extirpará  completamente la glándula lagrimal de ojos de cereza. La extirpación de la glándula que sobresale es una opción absolutamente de último recurso. La extracción de la glándula lagrimal afectada requerirá un tratamiento posterior de por vida con lágrimas artificiales para prevenir el ojo seco crónico y los problemas secundarios que pueden ocurrir cuando no hay suficiente lubricación.

Efectos a largo plazo del ojo de cereza en perros

Si no se trata a tiempo el ojo de cereza, el perro enfermo tiene mayores probabilidades de tener problemas de salud en el futuro. Cuanto mas tiempo esté la glándula por fuera de su lugar, mayor es el riesgo de problemas.

El flujo sanguíneo adecuado estará restringido, es decir, la glándula se irá hinchando cada vez más con el paso del tiempo. Si esto sucede, manipular, rascar o flotar el ojo afectado puede irritar más y provocar infecciones bacterianas o virales al ojo de nuestro perro Beagle.

En la mayoría de los casos cuando se detecta a tiempo el ojo de cereza, se podrá tratar de forma exitosa y así tu perro no necesitará una cirugía.